Ir al contenido principal

Mermelada de Melocotón

Hola hola!!

Ya hacía tiempo que no preparaba una mermelada! Y es que aún estamos terminando el último tarro de la última tanda que, me puedes creer, es reserva del 2017!!! Para que luego digan que las conservas caseras no duran!! Más abajo te cuento el secreto! 😜

El 2017 fue para mí, un año de muchas mermeladas y, sin haberlo planeado, me junté con más de 30 botes de mermeladas de diferentes sabores! Qué despensa tan dulce! Menos mal que regalamos unas cuantas!

Pero como todo lo bueno se acaba y estamos en la estación de las frutas por excelencia, ya es hora de reponer esa despensa vacía.

Empecé por la Mermelada de Melocotón porque compré unos preciosos y deliciosos melocotones que, además, estaban de oferta, así que, vamos al lío!





MERMELADA DE MELOCOTÓN

Ingredientes

1 kg. de melocotones deshuesados y pelados
325 gr. de azúcar integral
zumo de 1/2 limón

Utensilios principales

1 olla mediana para la mermelada
1 olla mediana o grande para los tarros
6 tarros de cristal reutilizados con sus tapas (yo, de yemas de espárragos)
balanza de cocina
batidora


Elaboración

Si hacemos la mermelada a la vez que esterilizamos los tarros, sincronizamos los tiempos a la perfección, obteniendo los mejores resultados con el mínimo de tiempo 😉

Mermelada

Cortamos los melocotones en trozos más o menos iguales para una cocción homogénea; los echamos en la olla mediana.

Vertemos el zumo de limón y agregamos el azúcar.

Ponemos a fuego medio-bajo durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue al fondo.

Pasado el tiempo, trituramos "bien" con la batidora para obtener un mermelada fina, o "mal" si se quieren trozos de fruta por el medio.

Dejamos cocer otros 15 minutos y ya está lista para envasar!


Tarros

Los colocamos abiertos y cubrimos con agua, tapamos y ponemos a fuego medio-alto durante 30 minutos, o lo que es igual, durante el mismo tiempo que invertiremos en preparar la mermelada!


Envasado y vacío

Con ayuda de un embudo, repartimos la mermelada entre los 6 tarros.

Con ayuda de un guante de horno o un trapo, los cerramos y apretamos todo lo posible.

Inmediatamente, los colocamos en la olla con agua caliente donde los hemos esterilizado. Tendremos que vaciar parte del agua; lo ideal es que el agua cubra el tarro pero no la tapa.

Tapamos la olla y la dejamos enfriar del todo con los tarros dentro; podemos dejarla hasta el día siguiente.


Final

Etiquetamos con su nombre y fecha de elaboración y, si se desea, decoramos con un trozo de tela, cintas, lazos, etc.

A disfrutar de una Mermelada de Melocotón casera y deliciosa!!


NOTAS:

  • Por regla general. para realizar una mermelada equilibrada, pesaremos la fruta ya limpia y despepitada y añadiremos 1/3 de su peso en azúcar. Yo, en esta receta, he puesto 325 gr. cuando deberían ser 333 gr., ha sido un claro redondeo!
  • También es muy importante no pasarnos con el tiempo de cocción ni con la temperatura de cocinado. Por un lado, si cocemos poco la fruta no obtendremos una mermelada, ésta no brillará. Si la cocemos de más, cogerá un tono amarronado, le cambiará el sabor y la fruta habrá perdido todas sus propiedades, será un horror! Y sobre la temperatura, qué decir a parte de lo obvio, y es que el azúcar se irá dorando, caramelizando, y no obtendremos una mermelada con sabor a fruta, su cocción será más rápida pero menos efectiva.
  • Si no comes la fruta machacada o demasiado madura, no la utilices para hacer mermelada, ésta sabrá igual! La mejor opción para conseguir una deliciosa mermelada de calidad es escoger bien sus ingredientes.
  • Es totalmente necesario esterilizar los tarros y que éstos, aun siendo reutilizados, cierren a la perfección. Sólo así, nuestra mermelada se conservará durante mucho tiempo. Ya lo dije al principio, en casa estamos tomando mermelada de hace 2 años y está perfecta!! El método que aquí te propongo es del todo efectivo a la par que resolutivo, pruébalo y me cuentas! Por cierto, sabremos que estará bien hecho el vacío porque la tapa se habrá hundido en el centro hacia dentro y cuando lo abramos hará ¡pop!
  • Hay quien prefiere pasar la mermelada por el chino en vez de por la batidora, sólo es cuestión de gustos. Para mí la batidora es cómoda y efectiva, y me permite tener la mezcla todo el tiempo en la olla hasta su finalización.
  • No soy amante del azúcar, de hecho apenas lo pruebo pero, en las mermeladas, lo sigo utilizando en lugar de otras opciones más saludables por el siguiente motivo: el azúcar es un conservante natural que consigue, junto con el vacío, que las mermeladas duren muchísimo tiempo (muy importante si, como yo, aprovechas la temporada de las frutas para hacerte con una buena despensa). Además, no le echo azúcar ni al café, por lo que me puedo permitir tomar una tostada un domingo por la mañana con un poquito de ghee y un poquito menos de mermelada, verdad? 😊
  • Siguiendo con el tema del azúcar, yo utilizo azúcar integral porque no está refinado, es un producto más natural que no ha pasado por procesos químicos, por lo que es más saludable desde este punto de vista. Di NO a los refinados!!!
  • Aunque parezca obvio lo diré: los tarros cerrados herméticamente (gracias al vacío), los guardamos en una alacena resguardados de la luz y la humedad; el que abramos, quedará en el frigo hasta terminarlo.
Y hasta aquí por hoy!

Recuerda preguntarme cualquier duda que tengas al respecto, te ayudaré encantada!!

Si te gusta lo que has leído, comenta y comparte!

Muchas gracias amig@!

Un besote y buen provecho!

Cocinando hacia la Longevidad!!


Comentarios

Publicar un comentario

Qué te ha parecido? Me encantaría conocer tu opinión para poder complacerte.