Pan de Espelta

Hola amig@s!

Qué tal si elaboramos un delicioso pan casero?

Es muy sencillito de preparar, lo único pesado es el tiempo de espera mientras fermenta, pero como nos dedicamos a más cosas que a preparar pan, nos da igual, verdad?

Además, os váis a perder esta delicia?


PAN DE ESPELTA

Ingredientes:
(para 1 pan de aprox. 40 cm. de largo y 18 cm. de ancho)

200 gr. de harina de trigo común
200 gr. de harina de espelta integral
8 gr. de sal
300 gr. de agua tibia
8 gr. de levadura seca de panadería


Elaboración:

En 100 gr. de agua, deshacemos la levadura. Para ello, removemos bien con un tenedor hasta que los gránulos de la levadura se hayan disuelto por completo.

Tamizamos las harinas; al tamizar la harina de espelta, nos quedará en el tamiz (o colador, lo que usemos) todo el salvado de la harina, lo añadimos!, que queremos aprovechar todo lo bueno de la espelta!

En el bol de la amasadora, echamos todos los ingredientes. Con el gancho, empezamos a amasar a velocidad baja durante 2-3 minutos.

Apagamos la amasadora, raspamos las paredes con una rasqueta de plástico y seguimos amasando durante 10 minutos a velocidad medio-baja.

Pasado este tiempo, la masa se verá homogénea y elástica, si no es así, seguimos amasando hasta llegar a este punto.

Espolvoreamos con harina las paredes del bol donde hemos amasado, ésto hará más fácil la tarea de sacar la masa.

Espolvoreamos también con harina la superficie de trabajo. Volcamos la masa y la amasamos con las manos durante un minuto, doblándola sobre sí misma y estirándola. Finalmente, hacemos una bola.

Con ayuda del rodillo, estiramos la masa hasta un grosor aproximado de 2 cm., dejándola con forma ovalada (según miramos la masa, de izquierda a derecha será más larga). Con las manos, enrollamos la masa sobre sí misma (según miramos la masa, enrollamos hacia delante, quedando un pan largo) y dejamos el pliegue por la parte de abajo (que no se vea).

Colocamos nuestro pan sobre una bandeja de horno enharinada e introducimos ésta en el horno apagado. Espolvoreamos el pan con harina y lo tapamos con un trapo (que no suelte pelusas!), lo dejamos fermentar mínimo 1 hora.

Cuando esté listo, sacamos la bandeja y la dejamos fuera de las corrientes y del frío (se nos podría bajar...). Precalentamos el horno a 200º con calor sólo abajo e introducimos, en el suelo del horno, un bol (apto para horno) con agua caliente.

Con un cutter o un cuchillo muy afilado, realizamos varios cortes a lo ancho del pan, deben ser cortes limpios para que se vean bonitos.

Horneamos nuestro pan, a media altura, durante 30 minutos.

Pasado ese tiempo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla de metal.

A degustar!!

El resultado final, es un pan con mucho sabor, una miga semi-compacta y una corteza crujiente y ligera. A mis hijos les encanta!


NOTAS:
  • Si no me he explicado bien en algún paso, por favor, decídmelo! Ya sea en los comentarios o por privado, enviándome un email, decidme qué parte no se ha entendido, porque estaré encantada de explicarlo de otra forma y las veces que hagan falta, en serio! Que nadie se quede sin preparar la receta porque no explico bien las cosas!!
  • Se puede utilizar levadura fresca en vez de levadura seca en la proporción correspondiente (de levadura fresca echamos 3 veces más que de levadura seca; en este caso, se necesitan 24 gr. de levadura fresca, se puede echar el cubito entero, que un gramo más aquí no se nota). Eso sí, aseguraos de que la levadura que compráis no ha sufrido una rotura en la cadena de frío, ya que, de ser así, probablemente esté en mal estado, aunque no lo parezca, y la masa no fermente. Si os lo digo, es porque a mí ya me ha pasado... 
  • Los "moñitos" que tiene a cada lado, son por la doblez que hemos hecho en la masa cruda y hacen bonito, verdad?
  • El agua SIEMPRE ha de estar templada, sobre todo en invierno, para conseguir un rápido y efectivo amasado.
  • La harina SIEMPRE ha de estar tamizada, de este modo añadimos aire a la masa y evitamos los desagradables grumos de harina en la masa.
  • El bol con agua caliente durante el horneado es BÁSICO! Le aporta la humedad que necesita nuestro pan.
  • Se puede congelar guardándolo en una bolsa de plástico bien cerrada. Si lo cortamos en porciones, podemos sacarlo según necesitamos.
  • Hacer pan en casa no sale barato, la verdad. Pero es una experiencia muy enriquecedora, además de que conseguimos un excelente y sano producto hecho por un@ mism@! Y sabemos lo que lleva!!



Como siempre, espero que os haya gustado la receta y, como no, que os animéis a probarla!

Mandadme vuestras fotos y os las publico!

Hasta aquí por hoy! Muchas gracias amig@s!

Recordad que este blog se nutre con vuestros comentarios!

Un besote y buen provecho!


PD.: Busco Seguidor@s Inteligentes para que 
reciban las recetas en su correo al momento 
de ser publicadas, y tú encajas en el perfil ;)

Comentarios