Ir al contenido principal

Pastas REC

Hola amig@s!

Hoy vengo con unas pastas super-ricas!

Llevan poco azúcar, poca grasa y mucha fibra; tres características excelentes para mantener nuestro tipito, a la vez que disfrutamos de autenticas delicias!

Además, se trata de una receta de reciclaje (las llamé REC precisamente porque RECiclamos!). Y si tenemos en cuenta que REC viene del inglés RECORDING (=grabación), ya se convierte en una receta para nuestra colección de grandes éxitos!

Mirad qué pinta tienen estas pastas!!



PASTAS REC

Ingredientes
(40 unidades)

250 gr. de restos de bizcochos o galletas molidos
350 gr. de harina común
50 gr. de salvado
4 gr. de impulsor
100 gr. de mantequilla fundida
2 huevos M
150 gr. de azúcar moreno
100 gr. de leche de avena
2 bolsitas de té de frutas
100 gr. de uvas pasas



Elaboración:

Lo primero que tenemos que hacer, es moler los restos escogidos. Para ello, utilizamos un robot triturador o procesador, lo que tengamos. Pero si no hay nada, lo que sí tenemos es solución; en el caso de bizcochos, los podemos deshacer con los dedos, y, si son galletas, las troceamos dentro de una bolsa de plástico y las aplastamos con el rodillo. No importa que queden trocitos más gordos porque en el resultado final no se notarán.

Precalentamos el horno a 160°, con calor arriba y abajo.

Echamos la leche en un recipiente apto para microondas y la calentamos, sin hervir. Infusionamos en ella el té de frutas. Reservamos.

Echamos la molienda, junto con el salvado, en un bol grande, tamizamos, por encima, la harina con el impulsor. Mezclamos con las manos. Añadimos las pasas y volvemos a mezclar para que se impregnen bien de harina. Reservamos.

En otro bol, batimos los huevos con la mantequilla y el azúcar.

Cogemos el bol de la harina y volcamos en él la mezcla de huevos y la leche infusionada (las bolsitas las tiramos!).

Amasamos con las manos hasta quedar todo integrado (no nos llevará más de 2 minutos). La masa resultante se nos pegará un poquito a las manos, es normal.

Ahora vamos a hornear!




Cogemos 2 bandejas para horno y les colocamos un tapete o papel de horno.

Formamos bolitas con la masa y las colocamos sobre las bandejas dejando una separación de 3 cm. entre ellas. Las aplastamos un poco con la palma de la mano.

Colocamos las bandejas en el horno a una altura por encima de la mitad. Horneamos durante 20 minutos o hasta que empiecen a dorar.

Una vez fuera del horno, dejamos las pastas durante 5 minutos sobre la misma bandeja y, finalmente, las pasamos a una rejilla metálica para que enfríen por completo.

Listas!

Las degustamos y conservamos en una lata.


NOTAS:

  • Sobre los ingredientes, podemos cambiar varias cositas:
  1. Sustituir la mantequilla por aceite suave (por ejemplo, de girasol), aunque le restará sabor.
  2. Sustituir el azúcar moreno por azúcar blanco, quedan ricas también, pero sin ese toque meloso que nos da el moreno.
  3. Sustituir la leche de avena por otro tipo de leche vegetal al gusto, también por leche de vaca.
  4. Utilizar el té que más os guste.
  5. Sustituir las pasas por otra fruta seca, como arándanos, dátiles, orejones, etc. También por chips de chocolate o frutos secos, como los pistachos o las nueces.
  • Lo más importante para sustituir, o no, ingredientes, es tener en cuenta el sabor de los restos de bizcochos o galletas que estamos utilizando. Yo he reciclado un bizcocho de limón, por lo que el té de frutas y las pasas quedan fenomenal. Si, por ejemplo, os sobran unas galletas de vainilla, podéis infusionar  la leche con café soluble y sustituir las pasas por chips de chocolate. El sabor de las pastas será completamente distinto y, aún así, delicioso! Las combinaciones son infinitas! Echadle imaginación!
  • Yo he usado el salvado de trigo porque es el que tenía en ese momento, pero también queda muy bien el salvado de avena. Usad el que más os guste!
  • Las 40 unidades salen cuando formamos bolitas del diámetro de una moneda de 2€. En vosotr@s está la opción de hacer las pastas más grandes o más pequeñas. Lo que siempre debemos de tener en cuenta es el tiempo de horno; si queremos pastas mas grandes, aumentamos 5 minutos de horno; si las queremos más pequeñas, reducimos 5 minutos. Eso sí, estaremos muy pendientes en la primera hornada para dar con el tiempo justo!
  • El único inconveniente de estas pastas es que tienden a ablandarse pronto, lo cual no termina de ser un problema porque se terminan enseguida! El por qué de que se ablanden es porque tienen humedad (la que les aporta la leche).




Como siempre, espero que os haya gustado la receta y, como no, que os animéis a probarla! Podéis mandarme vuestras fotos y os las publico con vuestro nombre!

Hasta aquí por hoy! Muchas gracias amig@s!

Recordad que este blog se nutre con vuestros comentarios!

Un besote y buen provecho!


PD.: Busco Seguidor@s Inteligentes para que 
reciban las recetas en su correo al momento 
de ser publicadas. Tú encajas en el perfil ;)



Comentarios