Leche de Avena 3ª parte, la receta definitiva!!


Hola amig@s!!

Aquí estoy para hablar de un tema pendiente, la Leche de Avena.

Os pongo en situación:

El 19 de Abril de este mismo año 2013, publiqué la receta de la Leche de Avena que yo siempre había realizado  (con cocción)
A los pocos días, en concreto el 22 de Abril, publiqué las Propiedades de la Avena (algo necesario y demandado por vosotr@s, lo cual me alegró mucho). Este mismo día, también os apunté otra receta de Leche de Avena con una preparación más rápida que la anterior (sin cocción).
Prometí probar esta otra receta (que me había dado una amiga que siempre la tomaba así).

Bien, he probado esa receta. La primera vez me resultó "muy gorda", espesa en demasía. Como la avena tiene ese punto "mocoso" (perdón por el símil), en este caso era muy pronunciado y no me gustó.

Decidí cambiar las cantidades, la preparé de nuevo con los 200 gr. de avena, pero con 3 l. de agua (es decir, 1'5 l. de agua por cada 100 gr. de avena). Resultó excelente!

Os muestro las fotos del proceso:


Ingredientes recién introducidos en el recipiente
Ingredientes después de tres horas y varias sacudidas
Ingredientes recién triturados con la batidora
Leche de Avena recién colada y lista para su consumo

 Sólo hay que dejar reposar la avena en el agua durante 2 horas hasta un máximo de 3. Triturar bien con ayuda de la batidora y filtrar (recordad que la avena sobrante resultado del filtrado os vale para infinitas preparaciones culinarias como albóndigas, bizcochos, etc.)


Con esta fórmula obtenemos una leche con más sabor a cereales tipo muesli, pues la avena está en crudo. Tiene un buen sabor, más intenso.


Puede que en las fotos no se aprecia mucho, pero os diré también, que la leche queda un poquito más ligera que la otra, pero sin ser excesivo; de hecho, en mi opinión, queda perfecta.

La introduje en el frigorífico, y la consumí como hago siempre. De hecho con la cena, me serví un vaso, estaba deliciosa.

Al día siguiente, al desayuno (la leche la filtré a última hora de la tarde del día anterior) ya le noté un regustillo raro, pero no le dí importancia (esto sería el 2º día, pero no habían pasado 24 horas). A lo largo del día tomé 2 vasos más y cada vez notaba más intenso ese regustillo que no acababa de definir.

Al tercer día, por la mañana, lo definí: era como si estuviese fermentando de un modo muy lento.

Consumí toda la leche, no me pasó nada, me sentó bien en el estómago al igual que la otra.

Pero llegué a una conclusión: cualquiera de las 2 formas es válida para su consumo, pero OJO!!:
Si queréis que la leche os dure los 3-4 días en el frigorífico con todas sus cualidades, utilizad la primera receta (la que requiere cocción). En mi opinión, tiene un sabor más propio de una leche o licuado vegetal.
La 2ª receta, por supuesto que es válida, pero, desconociendo el motivo, se "estropea" antes, y creo que tiene mucho que ver el realizarla completamente en crudo.

Si os gusta más el sabor de la 2ª receta, os recomiendo que hagáis menos cantidad de cada vez (100 gr. de avena y 1'5 l. de agua).

Si queréis que la leche os dure más tiempo y no queréis realizar todo el proceso cada 2-3 días, os recomiendo la primera fórmula.

Bueno, espero haberos ayudado, cualquier duda al respecto me lo comunicáis y lo resolveremos.

Un saludo y chin-chin!!!

Comentarios