Pastel Veteado de Chocolate y Plátano



Hoy os voy a enseñar una receta muy aromática, con mucho sabor y super-jugosa. Especialmente recomendado para l@s amantes del chocolate!!!

Además, como otras recetas que os he mostrado en mi blog, también reciclamos ingredientes; en este caso se trata (otra versión) de los plátanos demasiado maduros que, si no hay un bebé en casa, normalmente no se comen...


En primer lugar os enseño las fotos para empezar a salivar.....



Pastel Veteado de Chocolate y Plátano, decorado con rodajas de plátano y ralladura de limón

Pastel cortado para mostrar las vetas en su interior


Resulta, además muy rápido de hacer (el tiempo que está en el horno lo podemos dedicar a un montón de cosas!) y lo podemos degustar tanto como merienda como en desayuno.

Así se hace este pastel:



PASTEL VETEADO DE CHOCOLATE Y PLÁTANO:

Ingredientes:



175 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

8 cucharadas de miel
esencia de vainilla
3 plátanos maduros + 1 plátano en su punto para comer
3 huevos
175 gr. de harina de trigo
1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo (= impulsor o gasificante)
1 limón bien lavado
2 cucharadas de cacao en polvo
75 gr. de chocolate oscuro de cobertura
3 cucharadas de zumo de naranja

Preparación:


Preparamos un molde al gusto (en forma de corona, de plum-cake...), lo engrasamos bien. Reservamos.

Batimos la mantequilla con 6 cucharadas de miel, la esencia de vainilla y los huevos; hasta obtener una crema espumosa.
Pelamos los plátanos, los trituramos y los incorporamos a la mezcla anterior.
Mezclamos la harina con la levadura en polvo, las tamizamos por encima y mezclamos de nuevo.
Dividimos la masa en dos raciones, en dos cuencos distintos.
Precalentamos el horno a 180º.
A una de las raciones le añadimos la ralladura de 1/2 limón. A la otra le agregamos el cacao y la cantidad necesaria de zumo de naranja para obtener una masa igual de blanda que la otra.
Vamos rellenando el molde reservado con ambas raciones, alternando, y, con ayuda de un tenedor, realizamos movimientos circulares para crear el veteado.
Horneamos, calor arriba y abajo, durante 50-60 minutos. Pincharemos con un cuchillo o brocheta para saber si está cocido (si sale limpio es que ya está).
Dejamos enfriar en el molde durante 10-15 minutos. A continuación desmoldamos y dejamos enfriar del todo sobre una rejilla metálica.
Mientras tanto, fundimos la cobertura (al baño maría o en el microondas) junto con el resto de la miel y el zumo de naranja.
Recubrimos el pastel por completo con el chocolate.
Cortamos en rodajas el plátano y las rociamos enseguida con el zumo de limón. Rallamos el medio limón restante.
Con la cobertura todavía blanda, decoramos con las rodajas de plátano y la ralladura de limón.

Como veis resulta una receta muy fácil de elaborar y con ingredientes que tod@s tenemos más o menos a mano.

Al llevar una cobertura con mezcla de zumo y, además, llevar el plátano como decoración; debemos refrigerar el pastel en el frigorífico para conservar todas sus cualidades.
Nos durará aproximadamente 3-4 días.

Como siempre, os animo a prepararlo. Si sabéis que vais a tener invitados, resultará un buen momento para probar, ya que no os llevará mucho tiempo y seguro que les encantará.

Nada más por ahora. Aquí me tenéis para cualquier duda.

Un saludo y buen provecho!!!

Comentarios