Ir al contenido principal

Tortilla Española


Hola mis querid@s vecin@s!!

Me alegra mucho saber que me seguís desde diferentes partes del mundo!!! Un enorme GRACIAS!!!

Y el que much@s estéis lejos de España me ha recordado todo un clásico: la tortilla, sí, la tortilla de patatas tan conocida, degustada y valorada en este país!! La tortilla española!!!!

Muchísima gente hace tortilla en su casa; más jugosa, más deshecha, más seca, más grande, más pequeña, más gruesa, más delgada, con tropezones, etc, etc, etc....

La tortilla de patatas está buenísima tal cual es, pero combina bien con casi todos los alimentos que nos podamos encontrar en el mercado!, no es increíble!?

Además es un plato económico (lo fue más antes de la crisis..) y que sacia muy bien nuestros estómagos.

En mi casa siempre la hago con cebolla, grande, gruesa y jugosa, y con huevos caseros, por supuesto; absolutamente deliciosa!!!!! Cuesta no repetir..!!

Hoy os voy a enseñar a preparar una buena tortilla de patatas. Quien sepa hacerla puede leer la receta por curiosidad. Quien no sepa, os aseguro que si seguís bien los pasos, triunfaréis!!!

Y a los que me leéis desde tan lejos, os animo a preparar y saborear un plato tradicional y sencillo de la gastronomía española. Si se la servís a los invitados se quedarán con la boca abierta!!!

Bueno, no me enrollo más; así son mis tortillas:


Tortilla de patatas con huevos caseros

No se a vosotr@s, pero a mi, aún sin ser las 11 de la mañana, ya me apetece una tapita de tortilla....

Os muestro la receta, recordad: MUY IMPORTANTE SEGUIR LOS PASOS PARA TENER ÉXITO!!


TORTILLA DE PATATAS ESPAÑOLA

Ingredientes (para 4-6 personas).

1 kg. de patatas
1/2 docena de huevos grandes (si son caseros mejor)
2 cebollas grandes
2 pizcas de sal
aceite de oliva para freír

Preparación:

En primer lugar, echamos bastante aceite en una sartén grande (asegurándonos de dejar espacio suficiente para que luego cojan las patatas y no se nos salga el aceite por fuera). Lo ponemos a calentar mientras preparamos las cebollas.

Pelamos las cebollas y las picamos un poco gruesas. Antes de que el aceite se caliente, la añadimos a la sartén y dejamos pochar a fuego medio.

Mientras se va haciendo la cebolla, pelamos, lavamos y cortamos las patatas. La forma de cortarlas es en "láminas" o rodajas muy finas; da igual el tamaño, nos da igual si unas salen grandes y otras pequeñas, lo importante es que sean finas.

Subimos a fuego alto la sartén un poco antes de echar las patatas (ya que cuando agreguemos las mismas enfriará el aceite e interrumpirá la cocción). Echamos las patatas a la sartén con cuidado de no salpicarnos con el aceite, agregamos la sal y mezclamos con cuidado.

Cuando el aceite empiece a borbotear, volvemos a bajar a fuego medio.

Removemos de vez en cuando para que las patatas que están en el fondo no se quemen y que las de arriba se hagan.

IMPORTANTE: NO SE TRATA DE FREÍR PATATAS, POR ESO NO SUBIMOS MUCHO EL FUEGO; SE TRATA DE POCHARLAS, DE QUE QUEDEN TIERNAS.

Mientras, cogemos un cuenco grande y cascamos en él los huevos. Batimos bien pero no demasiado, es decir, basta con que las claras y las yemas queden bien ligadas. Reservamos.

Cuando las patatas con la cebolla estén listas, pasamos todo al cuenco reservado con los huevos batidos. Esto lo realizaremos con ayuda de una espumadera y una cuchara de madera. Cogemos de la sartén con la espumadera y con la cuchara aplastamos un poco para escurrir el exceso de aceite.

Cuando hayamos acabado el "trasvase" quitamos el aceite de la sartén, dejando tan sólo 1 cucharada aproximadamente y mantenemos la sartén a fuego medio-bajo.

Con ayuda de un tenedor, vamos mezclando bien las patatas y la cebolla con el huevo (al estar calientes se nos cuajará un pelín el huevo pero es normal y no nos importa). Para integran todo bien, podemos pinchar las patatas con el tenedor para trocearlas un poco y disminuir su tamaño; así conseguiremos una masa pastosa para una tortilla perfecta.

Echamos esta mezcla en la sartén con el aceite, extendemos uniformemente con el tenedor y dejamos que empiece a cuajar por espacio de 5 minutos aproximadamente. Moveremos un poco la sartén para asegurarnos de que no se nos pegue (algo que no pasa si usamos una sartén anti-adherente).

Con ayuda de una tapa gira-tortillas o, en su defecto, un plato un poco más grande que el diámetro de la sartén, le daremos la vuelta a la tortilla.

No temáis, sé que pesa y que la primera vez da un poco de miedo, pero podéis hacerlo, estoy segura. El truco está en el giro de muñeca. Imaginad, tenéis la sartén con la tapa puesta, con una mano agarráis el mango de la sartén y la otra la colocáis sobre la tapa (sin demorar ya que el calor os llegaría a la mano). Levantáis la sartén más o menos a la altura de vuestro pecho. El giro es (hacedlo rápido!): bajamos un poquito la sartén y al mismo tiempo que la vamos girando hacia un lado, seguimos girando consiguiendo que el culo de la sartén nos quede arriba (al revés). Levantamos la sartén, dejando la tortilla en la tapa. Colocamos la sartén, vacía, de nuevo en el fuego. Acercamos la tapa con la tortilla a la sartén y, con ayuda de un tenedor, empujaremos la tortilla de nuevo a la sartén para que se acabe de hacer por el otro lado. Dejamos otros 4-5 minutos más o menos.

La forma de saber si está hecha por dentro es "aplastar" ligeramente con el tenedor por toda su superficie, sobre todo por el centro; si está muy blanda es que le falta más tiempo en el fuego. Si vemos que se nos tuesta demasiado, bajamos el fuego y dejamos que se haga más despacio. Si es necesario, podemos volver a dar la vuelta a la tortilla 1 o 2 veces más; que ya será más fácil de hacer por el hecho de estar cuajada.

Si la queremos poco hecha, con ponerla 2-3 minutos por cada lado es suficiente.

Servimos en un plato redondo y acompañamos con una ensalada variada.

De verdad, está buenísima!! Una vez que la hayáis hecho y os soltéis a la hora de darle la vuelta, podéis experimentar: hacerla más o menos hecha, más o menos dorada, con trocitos de chorizo, pimiento, queso, verduras, champiñones....... etc. Con lo que queráis!!!

Espero que os haya sido de ayuda. Seguid los pasos y, si algo no entendéis o no os sale, no dudéis en informarme; os ayudaré en lo que necesitéis.

Bueno, disfrutad con la tortilla de patatas, a l@s niñ@s les encanta!!! A mi hijo mayor (el otro todavía es un bebé) le apasiona la tortilla de mamá!! Y suele pedirme que le eche por encima un poco de salsa de tomate frito... Yo también la tomaba así de pequeña.... Ahora la disfruto más sola, la saboreo.....

Un saludo estéis donde estéis y buen provecho!!!

Comentarios